Pactos sucesorios en la empresa familiar

Alba Flórez Fraguas

Alba Flórez Fraguas

Abogada, colegiada ICAB 32.512
Alba Flórez Fraguas

Latest posts by Alba Flórez Fraguas (see all)

¿Qué pasará con mi empresa cuándo yo no esté? Ésta es la pregunta que muchos empresarios se han hecho alguna vez.

Las empresas familiares en nuestro país son muy diversas, con estructuras más o menos complejas y necesidades muy distintas por lo que se hace necesario planificar la sucesión empresarial con la antelación suficiente.

Así, hay empresas en las que trabajan todos, algunos o ningún miembro de la familia, empresarios cuyo único patrimonio es el empresarial y otros cuyo patrimonio personal y empresarial se encuentran bien diferenciados (o no), etc…

Es lógico por tanto, que cualquier empresario quiera organizar la sucesión de la empresa que con tanto esfuerzo ha levantado y mantenido durante años para garantizar así la continuidad de la misma.

Existen diversos mecanismos para planificar el relevo generacional y garantizar la persistencia de las empresas. Entre ellos, los más conocidos y utilizados son los pactos entre socios o los protocolos familiares pero en Catalunya, disponemos además de los pactos sucesorios, que no son tan conocidos a pesar de ser el complemento ideal de los anteriores.

De este modo el Libro cuarto del Código Civil de Catalunya, relativo a las sucesiones regula los pactos sucesorios, que, como su nombre sugiere, permiten pactar contractualmente la sucesión hereditaria.

Diferencia entre testamento y pacto sucesorio

Antes de entrar en el contenido propio del pacto sucesorio debemos diferenciarlo del testamento: mediante el testamento el empresario establecerá aquellas disposiciones de última voluntad que considere oportunas de forma unilateral y revocable, es decir podrá modificarlo o variar a su voluntad todas las veces que considere necesario antes de que se produzca su fallecimiento. Por el contrario los pactos sucesorios son suscritos por una pluralidad de personas y por ello son esencialmente irrevocables por cuanto requerirán el acuerdo de todas ellas para su modificación o revocación.

De este modo los otorgantes de un pacto sucesorio serán siempre familiares a los que se vaya a transmitir la empresa familiar, con lo que el empresario consigue así que los familiares otorgantes del pacto cumplan su voluntad respecto a la empresa familiar.

Siendo el objetivo principal el de mantener al máximo o en la medida que se pueda el patrimonio y la dirección empresarial dentro de la familia, en definitiva, la continuidad de la empresa, dos son las cuestiones que cualquier empresario debe regular: la transmisión de la propiedad de la empresa y la transmisión de la dirección de la misma.

¿Cómo se puede regular la transmisión de la propiedad en un pacto sucesorio?

En cuanto a la transmisión de la propiedad, el pacto sucesorio puede regular muy diversas cuestiones como son la prohibición de disponer de los bienes empresariales para evitar la entrada de terceros ajenos a la familia. También puede ordenarse el régimen de mayorías para la adopción de acuerdos, la política de distribución de dividendos, estableciendo las indicaciones o limitaciones que considere oportunas etc…

Así por ejemplo el empresario puede distribuir las acciones o participaciones sociales en distinta proporción entre sus sucesores según la dedicación de estos a la actividad empresarial.

Sucesión de la dirección empresarial

En cuanto a la sucesión de la dirección empresarial el empresario puede mediante el pacto sucesorio, determinar quien de sus herederos deberá continuar con la administración de la  empresa familiar, o bien, si ninguno de los familiares tiene la aptitud o capacidades necesarias para ello, designar a la persona ajena a la familia que deberá ocupar ese puesto, obligando a sus sucesores o futuros propietarios de la empresa a nombrar o reelegir a la persona por él designada a tal efecto.

Formalización y publicidad de los pactos sucesorios

Finalmente en cuanto a la formalización y publicidad de los pactos sucesorios, estos deben formalizarse mediante escritura pública que el Notario comunicará al Registro de Actos de Última Voluntad.

Cabe añadir que aquellas atribuciones a título particular que pueda realizarse en el pacto sucesorio pueden tener acceso al Registro de la Propiedad y en cuanto a las atribuciones consistentes en un número determinado de acciones o participaciones sociales, puede hacerse constar en el libro registro de acciones nominativas o en el libro registro de socios. La existencia del pacto sucesorio puede inscribirse en el Registro Mercantil, igual que los protocolos familiares.

 

Alba Flórez Fraguas

Abogada, colegiada ICAB 32.512

Deja un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]